Las Llamas Gemelas son las polaridades opuestas del mismo ser. Dios te creó a ti y a tu llama gemela a partir de un “cuerpo de fuego blanco”,  separó este ovoide de fuego blanco en dos esferas del ser.   La gente que está enamorada descubre que al estar juntos se sienten uno parte del otro. Y ésta es la energía del Amor que viene de Dios, pues Dios es en realidad la fuente del Amor en nuestras relaciones.

Hace eones, tú y tu llama gemela fueron ante el Dios padre-madre y se presentaron como voluntarios para descender a los planos de la materia para traer el amor a la tierra. El plan original era que pasaras por una serie de encarnaciones, algunas veces siendo hombre y mujer, a medida que cada mitad del todo divino aprendiera a ser el instrumento de Dios padre-madre. Las Llamas Gemelas muchas veces se parecen; y sin embargo sus manifestaciones son opuestas, pues están destinadas a ser la totalidad de Dios Padre-Madre en expresión.

Si hubiéramos retenido la armonía del uno, el entusiasmo del amor hubiera permanecido a lo largo de nuestras vidas en la tierra. Pero cuando se perdió la armonía a través del miedo, la desconfianza o el sentido de separación de nuestra fuente,  nos volvimos victimas de nuestro karma negativo. Por medio del uso diario de la llama violeta transmutadora, esta energía mal calificada- como el resentimiento, el enojo, la ansiedad, la frustración puede ser liberada de su negatividad, puede ser purificada y regresada a los siete anillos del cuerpo causal en el plano del espíritu como “nuestro tesoro acumulados en el cielo”. Las Llamas Compañeras son almas que se complementan y que están desarrollando una polaridad de la manifestación en uno de los planos de la conciencia. Su relación tiene como meta que obtenga dominio sobre algo en particular dentro del tiempo y el espacio, mientras que la unión final conla LlamaGemelaes para la eternidad. Podemos unirnos con nuestra llama gemela a niveles internos, mediante la amplificación de la llama trina de Dios, que está dentro de nuestro corazón, y mediante la utilización de nuestra polaridad dinámica de nuestro amor para el cumplimiento de nuestra misión. Nuestra reunión final tiene lugar una vez que nos hemos unido con nuestra presencia YO SOY y en el plano del espíritu con seres inmortales, libres en DIOS.

Las energías que comparten las Llamas Gemelas son las energías de Dios y cuando estas energías se consagran a la glorificación del Yo Real y ala Realidad, están rodeados de alegría, de dicha, de una conciencia en expansión y de creatividad dondequiera que van.

Las personas recorren medio mundo para encontrar a esa Llama Gemela o quizá la encuentren viviendo frente a ellos, algunas veces tuvimos diversas relaciones con nuestra llama gemela – esposo y esposa, madre e hijo, padre e hija, o hermana y hermano, para así poder deshacer los hilos de energía negativa que habíamos tejido en nuestro sub-consiente por medio del mal uso de nuestro libre albedrio,  Y eso pasa porque existe un imán interno que atrae a la persona a su Yo Verdadero, hacia su Yo Interior y hacia su representante en el mundo de la forma. Esto se llama el matrimonio alquímico: el matrimonio de nuestra alma, el aspecto femenino de nuestro ser, con el “cordero”, que es el ser espiritual que perdura, el aspecto masculino. El amor de este amado ser cristico; es decir, la parte de nosotros que mantiene un aspecto constante con la fuente la presencia YO SOY es un amor que no tiene paralelo.

De acuerdo con la ley que dice que lo igual atrae a lo igual, toda la energía que liberes llega a tu llama gemela, perjudicando o ayudándola en el sendero hacia la integridad. Cuando envías  amor o esperanza, estas cualidades elevan a tu llama gemela, pero si estas apesadumbrado con sentimientos de frustración u odio, tu llama gemela sentirá de la misma manera el peso de estos sentimientos inarmónicos. Algunas veces, las alegrías y las depresiones inexplicables que sientes son los estados de ánimo de tu otra mitad que se registran en tu propia conciencia. Puedes acelerar tu progreso espiritual si en tus oraciones, meditaciones o decretos dinámicos, invocas a tu presencia YO SOY para establecer un contacto interno de corazón con tu llama gemela, aun cuando vivan separadas, pueden unirsen espiritualmente en planos superiores y dirigir la luz en sus propio mundo y del mundo de su llama gemela para equilibrar el karma mutuo.

No todos los amores bellos y satisfactorios entre la almas son los de las llamas gemelas. También existe el amor de almas llamadas almas compañeras, estas almas se reúnen por que están trabajando para tener la maestría sobre el mismo tipo de karma que están desarrollando las energías del mismo chakra, su atracción es basada en la labor sagrada y en el sendero de la automaestría. María y José, los padres de Jesús, eran almas compañeras que compartían la responsabilidad de nutrir el Cristo que estaba dentro de su hijo, estaban manteniendo el equilibrio para cumplir con esta misión.

Frecuentemente se ve un tercer tipo de de relación matrimonial: el matrimonio karmico. Aquí los dos, individuos se ven atraídos para saldar un karma mutuo. Estos matrimonios son con frecuencia difíciles, pero importantes para lograr la maestría en el sendero espiritual; este matrimonio también obtiene  el buen karma por patrocinar y nutrir a sus hijos.

Dios ha bendecido la institución humana del matrimonio como una oportunidad para que los dos individuos desarrollen la integridad mediante el intercambio de sus polaridades de Alfa y Omega. El matrimonio del hombre y la mujer está destinado hacer místico, una conmemoración  la unión de almas con su amada presencia YO SOY a través del Cristo, el bendito mediador. Jesús demostró la importancia del matrimonio como una iniciación en el sendero, cuando escogió realizar su primer milagro público en las bodas de Canaán: transformar el agua en vino. La esencia del mensaje era que, a menos que el matrimonio se transformara, mediante el espíritu santo, solo constituiría una experiencia exterior. Es nuestra elección si estamos satisfechos con un matrimonio basado en el agua en la conciencia humana o si deseamos un matrimonio basado en el vino de la conciencia divina. Si te casas con alguien que tiene un menor logro en el sendero espiritual o  un karma más pesado que el tuyo, entonces, cuando el amor se acabe, vas a sentir el peso. Sabrás que has tomado el karma de alguien más, y que ese alguien más tiene la mejor parte de la oferta por que el o ella ha obtenido toda tu luz, todos tus talentos, o tu dinero. Pero probablemente quieras que así sea, porque amas mucho y quieres dar de ti mismo a esa persona, o a Dios en esa persona.  Todo forma parte del plan. Dios te ama y desea que regreses integro a casa, a su corazón: psicológicamente, espiritualmente y kármicamente integro. Y te está dando todas esas variadas experiencias y encuentro para que puedas ser liberado de la integridad, amarlo más que a todo esto, y ver el rostro de Cristo sonriéndote justo detrás del velo de aquel que amas.

El intercambio de las energías sagradas en la unión sexual tiene como finalidad la transferencia de esferas de conciencia cósmicas: nuestros cuerpos causales de luz. La luz-energía que resulta de esta fusión, refuerza las cualidades positivas de cada una de las personas y fortalece su propia identidad divina, los cuales le dan la capacidad de llevar su carga compartida de karma.

El lazo karmico puede  ser el más rígido de todos por que no es libre: ata. Debido a que no está equilibrado, las armonías internas son escasas y de vez en cuando existe un vacío, una soledad que revela lo inadecuado de una relación  basada solamente en karma. Así que, mientras más rápido te sometas a la ley de tu propio karma que de hecho es la ley del amor, tú y tu pareja van a liberarse más rápido para dar el siguiente paso en su plan divino. Estamos cosechando lo que hemos sembrado, pero mediante el servicio con el otro podemos acelerar los ciclos kármicos.

Te casas, inicias una vida familiar, comienzan a trabajar juntos y a trabajar con ese karma. Bueno, todos conocen la expresión “se acabo la luna de miel” esa expresión tiene que ver con el impacto que  el alma tiene una vez que existe una relación matrimonial que sujeta. Vivir con alguien o tener una aventura es totalmente otra historia. Podemos compartir nuestro karma por un tiempo o poner nuestros recursos en una experiencia placentera y que valga la pena; pero cuando nos separamos, regresamos al camino de nuestro propio karma sin haber equilibrado realmente nuestro karma a un nivel profundo de llevar el del otro que se requiere en el verdadero progreso espiritual. Sabemos de donde hemos venido. Sabemos quiénes somos. Sabemos a dónde vamos. Por medio del espíritu santo, Dios nos ha dado el don de la llama violeta para llegar ahí, así que tomamos cada día como una oportunidad de borrar una capa, para que un día esa página entera pueda ser superada y, una vez más, regresemos a ese punto del edén y de la felicidad del amor en el circulo santificado de nuestra unidad.

Cuando la unión se consagra a la unión con Dios, la mezcla armoniosa de las energías del padre y de la madre da nacimiento al hijo, la conciencia cristica; ya sea que se manifieste en forma de un niño, una inspiración, una empresa exitosa o una obra de arte. Cuando el intercambio no se espiritualiza mediante el reconocimiento de que Dios es tanto el amante como el amado, los dos individuos pueden experimentar placer físico, pero también tomar sin saber los patrones karmicos del otro sin obtener el beneficio de un amor espiritual transmutador. Esto puede explicar las frecuentes crisis de identidad que sufren aquellos que tienen relaciones sexuales casuales, tomando identidades kármicas que efectivamente se neutralizan a sí mismo y no saben quién son realmente.

Comenzamos a compartir karma con otras personas, y así encontramos las largas separaciones que pueden continuar por varias vidas. Algunas veces esta es la fuente de la depresión y de un sentido de no realización en la vida.

Por otro lado, si no puedes llevarte bien contigo mismo, no te vas a llevar bien con tu alma compañera o llama gemela. De hecho, las llamas gemelas desarrollan personalidades distintas al haber estado separados durante tanto tiempo. Pasan por condicionamientos y experiencias negativas. Las llamas gemelas que están en encarnación no necesariamente son iguales. Pueden tener una astrología que se contrapone. La carne y la sangre no te garantizan una relación armoniosa con nadie, incluso a tu llama gemela. Lo que va a garantizar es tu determinación de trabajar duro en una relación. No hay relación con nuestros hijos, entre hermanos, parientes, relaciones profesionales que, si ha de durar, no requiere trabajo. Tenemos que dar de nosotros mismos, y dar mucho para mantener esta interacción con cualquier persona. Debes mantenerte asido a tu sueño, sellar esas palabras que no son amables, la crítica cruel, el desprecio y todo lo podría destruir la matriz del regalo más maravilloso que la vida podría darte: el amor perfecto. Ríndete. No tienes que ganar todas las discusiones. Preserva la integridad y el respeto hacia la persona a quien amas y de esa forma garantiza tu integridad y el respeto hacia ti.

Así que debes dedicarte a algo más que tu llama gemela, y ese algo mas es Dios. Debes amar a Dios primero, estar muy seguro de tu sendero y de tu servicio y del hecho que no vas a rendirte frente a la discordia o a las trapas del ego humano; y tampoco te vas a rendir frente a toda clase de auto-indulgencias y demandas ya sean tuyas o de los que te rodean.

Cuando tienes la paz de la integridad, todo lo que puedes hacer es atraer de los cuatro rincones del cielo más de esa integridad, más de la confirmación de lo que sabes que eres y de lo que eres en realidad.

De modo que, mientras tengas un sentido de llenar la matriz, mientras tengas la sensación de que tarde o temprano vas a satisfacer esa hambre, afirmas en el presente: “estoy lleno. Estoy lleno de luz.” Con esa afirmación, mediante esa beatitud divina, vas a atraer a todas las personas, todas las condiciones, y todas las circunstancias en tu vida que son necesarias para cumplir con el propósito cósmico.

“Yo y mi y mi padre somos uno. Yo y mi madre somos uno. ¡Somos uno aquí y ahora!” y nunca estas solo.

Esa afirmación elimina el tiempo y el espacio, toda distancia y todo maya. Te da paz y armonía. Debido a que sabes que eres integro, atraes de tu cuerpo causal de luz y de tu presencia YO SOY, todas las virtudes, factores, talentos y provisión, abundancia, belleza, y alegría y sabiduría que necesitas para ser quien realmente eres.

Cuando seas esa persona, la gente se ve magnetizada hacia ti debido a su propia necesidad. Tienes, en manifestación dentro de tu aura, lo  que necesitan. Así que llegan. Se acercan para ser alimentadas. Vienen a escuchar. Vienen a ser nutridas. Vienen para que les des un consejo profesional. Vienen por  que tú tienes algo que ellos no tienen. Lo que tú tienes es esa sencilla clave de que “YO SOY EL QUE YO SOY. Aquí y ahora soy uno, somos uno. Alfa y omega son uno donde YO SOY. Ni el tiempo ni el espacio pueden separarme de mi llama gemela, pues somos uno en el corazón de Dios.”

La palabra sexo es un término abreviado para decir “energía sagrada” o “energía sacral”. El sexo es la energía sagrada dela Vida. Y el origen de es el chakra de la base de la espina, el punto focal dela Luz dela Madre.

El individuo tiene libre albedrío, que es un regalo de Dios que consiste en decidir que hará con esa energía. Él tiene la posibilidad de meditar en la trinidad que está en el corazón y en el imán dela Vidaque está dentro del corazón para elevar la energía del Fuego Sagrado desde el chakra de la base de la espina hasta los chakras superiores.

Con la elevación del Fuego Sagrado o Kundalini, llega una experiencia particular en cada chakra de manera sucesiva: en la base de la espina, luego en la sede del alma, en el plexo solar, en el corazón, la garganta, el tercer ojo y la coronilla. Estos centros son sagrados de la conciencia de Dios.

La polaridad de los centros es masculina. Cuando elevamosla Luzdela Madre, o la energía femenina, desde la base de la espina, se produce una totalidad en cada uno de los chakras y  experimentamos salud y la dicha de estar sintonizados con el Dios Padre-Madre.

El sexo, entonces, es mucho más que una simple experiencia entre un hombre y una mujer. Es una experiencia íntima con Dios. Al individuo se le ha dado una porción de energía; es una porción de la Divinidad.Y una porción de esa energía está anclada en cada uno de los chakras.

Tenemos libre albedrío para decidir qué vamos a hacer con esta energía. Mucha gente ha visto qué fácil es elevar el Fuego Sagrado y comenzar a tener experiencias internas profundas respecto a los misterios de Dios mediante la meditación y los mantras.

El uso del Fuego Sagrado en el sexo puede tener su punto más elevado en procrear hijos dentro del círculo del matrimonio dedicado a Dios. Cuando no se hace para procrear hijos se hace para equilibrar las energías entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio.

La Iluminación está relacionada con elevar las energías de la Madre para unirse con el Padre dentro de la individualidad.La Iluminación se logra por medio del contacto con Dios.

El uso incorrecto de las energías sexuales se da cuando somos demasiado indulgentes con el sexo y sus perversiones, que como bien sabemos, están por todas partes. El flujo normal de las energías sexuales entre el hombre y la mujer unidos y bendecidos por su Presencia Divina ciertamente está ordenado por el SEÑOR.

Sin embargo, el uso incorrecto del Fuego Sagrado y en consecuencia, su disipación, impide la sintonía natural que tiene el alma con la Presencia YO SOY, porque el alma necesita este Fuego Sagrado para elevarse a ese nivel superior de conciencia que es la unión con la Divinidad. El uso incorrecto del sexo y su proliferación en la promiscuidad contribuyen al padecimiento de enfermedades, a la degeneración y a la desintegración.

La intención de mantener a la gente involucrada en las cosas de este mundo está calculada para desprogramar al alma de su inclinación natural a elevarse. La inclinación natural del alma es buscar la unión interna con el Yo Divino. El alma anhela esta unión.

A partir de un sentimiento de soledad y debido a que las personas no tienen quien les presente el Sendero, se sacian con las actividades de esta vida y excluyen el buscar un sendero espiritual. Y se mueven las 24 horas del día, porque si todo se parara, se quedarían con ese sentimiento de vacío, con esa soledad que siente el alma que no se ha satisfecho con la experiencia de la dicha que debería ser la experiencia diaria de nuestras meditaciones.

A todos se nos ha dado este gran Regalo de Dios que es el libre albedrío. El segundo gran regalo que se nos ha dado es el uso de la energía de Dios. Toda la energía que utilizamos en nuestros pensamientos, en nuestros sentimientos, palabras y acciones, incluso en nuestras experiencias sexuales, le pertenece a Dios.

Pero debemos darnos cuenta de que solo tenemos una cierta cantidad de energía que se nos ha dado y debemos decidir en qué la vamos a usar. Esta energía se refleja en la cantidad de tiempo y espacio que tenemos disponible cada día. Todos experimentamos limitaciones en lo que podemos lograr. Multipliquemos esto por toda una vida y veamos que no tenemos una porción infinita, sino una porción finita de energía que ha sido puesta en nuestras manos.

El Fuego Sagrado que está en nuestro interior es nuestra Fuerza Vital creadora. El sexo en el contexto correcto y en equilibrio es una parte normal de la vida enla Tierra, pero cuando no se practica con equilibrio, puede hacerse en detrimento de la persona y si se lleva al extremo puede llevar a la muerte de la conciencia del alma. Podemos utilizar nuestra Fuerza Vital creadora para elevar a todala Tierra o la pueden desperdiciar en los placeres inmediatos de los sentidos.

Los invitamos a que estudien la meditación, la ciencia de la palabra hablada, experimenten estas energías sagradas en todos los chakras y no solo en la base de la espina. Esto es muy posible y pueden comenzar hoy. ¡Y las experiencias que pueden tener, desde este momento, son fenomenales! Hay un mundo de Luz y alegría esperando al individuo que trata de entrar en meditación y utilizar los mantras científicos.