Jesucristo y los grandes Avatares han venido, no porque hubieran caído en desgracia sino para hacer juicio. “Yo he venido a este mundo a hacer juicio”  (Juan 9:39) y han venido a aliviar a los benditos hijos de Dios que son atormentados por ángeles caídos y sin embargo no tienen la habilidad- la exteriorización de la conciencia de Cristo- para moverse contra ellos.

Los hijos de la luz, sin advertirlo, han entregado su energía a los caídos, creando karma con sus necedades, atendiéndoles mediante la idolatría. (Es la ley del karma: nos convertiremos en aquello en lo que pongamos nuestra atención, o a quien brindemos nuestra devoción; es decir, la energía fluye hacia el objeto de nuestra atención y devoción).

Los caídos hacen un espectáculo de ellos mismos, prefiriendo la política, los medios de comunicación, y entretenimiento como su escenario central. Al enfocar nuestra atención en sus atroces, bulliciosas y espectaculares extravagancias, ellos barren con nuestro dinero y nuestra luz.

Muchos de los  ardides de los ángeles  caídos  se centran en el dinero, puesto que el dinero es poder. El dinero, aún si es papel, representa el oro; éste representa la energía, éste representa el abastecimiento, la abundancia de Dios, y tiene un valor que es determinado únicamente por la labor sagrada de la gente y por su confianza. “En Dios confiamos”.

El morador del umbral es el punto  céntrico de la conciencia detrás de la creación humana-la mente detrás de la manifestación. Este término ha sido adoptado por la Hermandad ya que comunica el significado de que éste se sienta en el umbral de la autoconciencia en el que los elementos del subconsciente cruzan la línea desde el mundo inconsciente del individuo al mundo consciente, y el yo irreal desconocido se torna conocido. Una vez ha salido a la superficie, el morador ha entrado al reino de la voluntad consciente en donde, (a través de las facultades que forman la decisión de la mente y el corazón) el alma puede escoger entre “dar alma” o matar los componentes de esta antítesis de su Yo Real.

En el lago Ness , un extenso y profundo lago de agua dulce que se encuentra en las Tierras Altas (Highlands) de Escocia, en el Reino Unido, se dice que existe un monstruo, supuestamente un residuo de algún tipo prehistórico de bestia acuática o “leviatán”, como se menciona en la Biblia. Parece un gigantesco dinosaurio marino que nada por todos lados. Este Nessie, como le llaman, supuestamente es una hembra.  Este cuerpo de agua, o cualquier cuerpo de agua, representa al cuerpo emocional, siendo su superficie la línea trazada entre la mente consciente y la subconsciente. Aquello que se encuentra debajo en la superficie se encuentra debajo de la superficie de nuestra consciencia.

Se encuentra allí listo a pasar a través de la puerta de la conciencia, pero en ese umbral, en la línea que separa los planos  del conocimiento, la acción vigilante de la Mente de Cristo, los santos ángeles, y el propio libre albedrío permanecerá para evitar que el morador efectivamente surja y se ponga en marcha en nuestro mundo.

Ahora, existen individuos, claro está, que no permanecen en guardia; y, por lo tanto, repentina y ferozmente se convierten en instrumento de un “monstruo marino” que está fuera de control. Y así, ustedes ven, que la gente mientras más se torna perturbada psicológicamente y tiene divisiones en los cuatro cuerpos inferiores, más apta está para manifestar aberraciones mediante las cuales el morador puede obtener la entrada a su mundo a través del nivel de la mente consciente.

Hipotéticamente, en nuestra sociedad, la diferencia entre quien es cuerdo y quien es demente sería el control o falta de control de ese monstruo de Loch Ness, ese morador del umbral que habita en los subniveles del cuerpo emocional. La persona que toma la decisión consciente de no permitir a la mente carnal desahogarse a sí misma en los vaivenes de la vida es cuerda porque ella, y no la bestia, tiene el mando.

Muchas personas están totalmente dominadas por la mente carnal y son  sumamente cuerdas al mismo tiempo, o al menos cuerdas en apariencia. Pero cuando ustedes llegan a conocerlas, no piensan que son lo suficientemente cuerdas, sin embargo, se las arreglan para manejar bancos y grandes negocios y toda clase de empresas en este planeta. Y algunas veces nos preguntamos por qué y cómo funciona todo.

Llega algún momento de la vida del individuo que se pone en contacto con el Sendero, los Maestros o sus representantes cuando se encuentra cara a cara con el Cristo y el anti-Cristo, Cristo en la persona del hombre de Dios y el anti-Cristo en el morador del umbral personal dentro de él mismo; y él puede verlos ambos frente a frente. Esto puede ocurrir en cualquier momento en el Sendero. La gente lo siente, y, por lo tanto, evita todo contacto con la Gran Hermandad Blanca o sus agentes. Es más, se armarán contra ello, creyendo abortar la Ley y el inevitable Día del Juicio Final.

Este fue el caso de Saulo camino a Damasco. En este caso fue el Maestro Jesús quien forzó el encuentro y cuando Saulo escogió a su SEÑOR, escogió el sendero del discipulado que lo conducía a una Cristeidad individual. Y el Maestro ató su morador hasta que él mismo pudiera eliminarlo “en el último día” de su karma.

Posteriormente y a raíz de su confrontación personal y conversión por el SEÑOR, Pablo pudo decir a los Romanos con la convicción que proviene solamente de la experiencia: “…Estar orientado carnalmente es muerte; pero estar orientado espiritualmente es vida y paz. Porque la mente carnal se encuentra en enemistad con Dios: pues no está sujeta a la ley de Dios, ni podrá estar realmente.” (Romanos 8:6-7)

En asuntos del Cristo y el morador, entonces, todos tenemos una oportunidad que estamos dando, en la meditación de nuestros corazones, en privado, en una paciente comunión de Dios con nosotros, poco a poco para escoger sin estar bajo la presión de la orden inmediata de Josué: “Escoged en este día a quién  serviréis” (Josué 24:15)

Luego existen las otras situaciones en las cuales la gente se esconderá de Dios, se retardará, se insolentará demasiado, y la Gran Ley dice, “¡Hasta aquí y no más. Habéis sido complacientes con vuestra creación humana durante miles de años. Habéis ejecutado vuestra rebelión contra Dios durante demasiadas vidas, y esta vez hasta aquí llegó!  Esta acción es tomada por la Gran Ley puesto que el Maestro ha soportado el karma de su chela durante ciertos siglos y, los ciclos de su patrocinio del chela se han agotado. El no tiene otra alternativa sino forzar al chela a que suba más. Si no responde, el Maestro debe dejarlo con sus propias inclinaciones, hasta el día en el que el chela escoja levantarse, enfrentar y conquistar lo suyo y, por lo tanto, ganar una vez más, el derecho del don del Maestro.

∞∞∞

∞/ Llega un punto en el cual el individuo tiene pleno conocimiento del Cristo en los Maestros, en la Mensajera, plena conciencia de lo que es la oscuridad y lo que es la mente carnal. Y debe llegar al punto de decidir a favor o en contra de su Poderosa Presencia YO SOY, la Hermandad, a favor o en contra de la falsa jerarquía. Esto es conocido como la Y; La Y en el Sendero es el punto de iniciación en el cual uno realmente se convierte en el Cristo o en el Anticristo.

Ahora, en esta hora de la era de Acuario y de la dispensación de Saint Germain, encontramos que por medio de la Ciencia de la Palabra Hablada, cuando damos nuestros decretos dinámicos en el nombre de Cristo, en el nombre de todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca o de cualquiera de los Maestros Ascendidos, estamos decretando en la plena magnitud de sus logros sellados en sus Cuerpos Causales de Luz.

Cuando ustedes decretan en el  nombre de Saint Germain, instantáneamente tiene detrás de su llamado el pleno poder de la luz, calificada durante miles de años por el Maestro Ascendido Saint Germain. Su ardiente corazón purpúreo multiplica el poder de sus corazones y es cómo si Saint  Germain y ustedes fueran uno solo. De hecho, son uno.

Entonces,  cuando enfrentan al Adversario dentro o fuera de ustedes, saben que Saint Germain tiene el poder equivalente o superior, digamos, al de un arcángel (o cualquier otro caído) cuando cayó. Y, por lo tanto, Saint Germain puede cumplir el decreto de la Palabra a través de ustedes, aún si su propia luz exteriorizada no es adecuada para combatir con el Anticristo.

Es por esto que los pequeñitos de la luz, aquellos que no han equilibrado la llama trina, aquellos que han llegado recientemente a las enseñanzas de los Maestros Ascendidos, pueden dar el decreto que el Maestro Jesús nos ha entregado para atar y arrojar al morador del umbral en el nombre de Jesucristo y, como representantes del Elegido, convertirse en parte de nuestros esfuerzos concertados para movernos en contra de situaciones mundiales del crimen organizado, la guerra, los campos de fuerza masivos de energía negativa, los problemas en la economía-que en su mayoría son controlados por los caídos que hace mucho tiempo escogieron encarnar el morador del umbral y actualmente han ido en esta Tierra sin reto alguno, desde que el último ser Crístico que apareció.

Como resultado de la dispensación de los juicios de Jesús, su llamado a nuestro Padre, y su Presencia con nosotros, por medio de la cual podemos ahora ciertamente retar a los malvados con el poder de Cristo, estamos observando cambios planetarios sin precedentes. Los caídos están horrorizados y espantados. Ellos no pueden creer que puedan ser retados y que la Luz- o el Portador de Luz- pueda ganar, tan acostumbrados como están a mirar hacia abajo y controlar, por medio de la intimidación, a los hijos de Dios que, creando el Bien, no tienen siquiera el moméntum que ellos tienen creando el mal.

Este llamado es la espada de Jesús. Con ella El salió a salvar a las “ovejas perdidas de Israel” que habían caído en el culto al éxito, posición social, hedonismo, y extremo materialismo. Con todo el amor de su corazón, nuestro Maestro nos pide que oremos sin cesar por quienes no pueden ver que por su propia indulgencia están esclavizados por el yo irreal. Y deben percibir antes que puedan creer. SEÑOR, sánalos de su egoísmo espiritual y su efecto: la ceguera espiritual.

                                                                                                        ciudadsanta.mp3

Para profundizar mas en este tema acercáte a nuestros grupos de estudio donde contamos con mas información, el libro de referencia es: el enemigo interno o la perla Cristo y el morador.

 

 

Conferencia Cristo y el morador