Get Adobe Flash player

El Buda Gautama – El Maestro Cósmico del Séptimo Rayo –

La Era Dorada de Acuario

Todas las predicciones y profecías de una era dorada, dependen y descansan sobre el libre albedrio de aquellos, que ven, conocen y entienden el ejercicio de la ciencia de la Palabra hablada, como una forma efectiva, para lograr la realización de esa era dorada sobre la Tierra.

Esperemos que mediante vuestro esfuerzo, aquello que está arriba, que se llama el reino del cielo, que en verdad es la era dorada de Acuario en las octavas etéricas, pueda existir en la Tierra así como es en el cielo.  Esto ocurrirá solamente si aquellos en la Tierra lo encarnan.

Si elegís encarnar esa era, y hacéis esos sacrificios por medio de los cuales, muchos, son convertidos por el Espíritu Santo mediante   vuestro ejemplo, podrías ver la  manifestación de una era  de  gloria y de oportunidad, de  ciencia, que esta mas allá de la imaginación, de la alquimia y del desarrollo del potencial de la mente y  del corazón, como no se ha visto en este mundo desde las eras doradas previas,  que van mas allá de la memoria de la historia en este momento.

 

La Nube de Llama Violeta del Buda Gautama

Porque el Señor del Mundo, de este planeta, es un Maestro Cósmico del Séptimo Rayo de esta  era y de la llama violeta; es apropiado que él encarne ese manto y cargo de Señor del Mundo mientras  que esta  Tierra está pasando, o no pasando, las iniciaciones para entrar a esa era.

Benditos  corazones, no sabéis lo que tenéis en la persona del Señor Gautama, pues solo este Maestro esta posicionado entre la humanidad y el debacle de su karma venidero.

Os recomiendo, en este momento de Wesak, que prometáis vuestros corazones al Señor del Mundo para amplificar y combinar vuestros cuerpos causales de  llama violeta con el de él, para que Saint Germain pueda tener en vosotros,  multiplicando vuestras fuerzas con Gautama, un defensor , y que una  esfera de luz de llama violeta, pueda crecer, entre  el cuerpo causal de Gautama y vuestro propio logro aquí abajo, y ese cuerpo causal pueda comenzar como una nube del tamaño de la mano de un hombre y pueda crecer y crecer y crecer para que la Tierra, pueda  contenerse  adentro de esta nube fogosa de llama violeta.

¿Por qué no tomáis el ritual de la nube que os ha dado Saint Germain en  Estudios sobre Alquimia Intermedios y tomáis la grabación  y ofrecéis  el ritual de la nube e invocáis una nube de llama violeta desde los cuerpos causales de cada miembro de la Gran Hermandad Blanca en el cielo y en la Tierra? Esto amados, esto le dará pausa a los Señores del Karma y a los Veinticuatro Ancianos y causará que haya una mitigación de aquellas profecías que han sido dadas por medio de nuestra Mensajera.

 

La Llama Violeta Mitiga el Karma

Y cuando no se pueda  revertir el karma pronosticado por completo, puede haber una mitigación, y si no para la humanidad, con seguridad os digo, la habrá para aquellos Portadores de Luz que han visto los indicios del tiempo, que han visto lo que el futuro presagia y han mantenido la llama.  El Señor da recompensa a cada hombre, mujer y niño según su palabra y su obra, según su honor, su servicio y su amor por cada parte de la vida.

Benditos  corazones, no importa lo que le pase a la humanidad, o a este planeta, por vuestro alineamiento con Dios y vuestra ofrenda de estos decretos de llama violeta para salvar a un mundo, tendréis almacenado en vuestro cuerpo causal y en vuestros chakras un ímpetu  de llama violeta tan poderoso, que vuestra victoria en la Luz estará asegurada.

Así, dondequiera que estemos en el cosmos, vivimos para servir a la Luz y a las evoluciones de las cuales somos parte; y vivimos para ofrecer esa invocación y ese mantra para aumentar los anillos de nuestro cuerpo causal y de nuestros chakras, así como los arboles del bosque agregan un anillo cada año.

Así, amados, esta razón doble de ser,  siempre resulta en que aquello que enviáis os regresa in toto (todo) multiplicado diez mil por diez mil veces.  Así como sembráis luz, así la cosecharéis. Así como estáis en la Luz (la conciencia Crística) os encontraréis en la Luz de una era dorada en algún sitio más allá del tiempo y del espacio.