El Señor Lanto

Lanto es el Chohan del Segundo Rayo, el rayo amarillo, de sabiduría, entendimiento y buen juicio. Él ejemplifica estas y otras virtudes del segundo rayo, incluyendo la iluminación y el discernimiento. El Señor Lanto enseña el camino del logro a través de la iluminación y la maestría del chacra de la coronilla, y puede asistir a las almas para recibir los dones del Espíritu Santo, palabra de sabiduría y palabra de conocimiento.

Muchas de las encarnaciones del Señor Lanto fueron en China, donde enfocó la llama de la iluminación que infundio en esa cultura con gran sabiduría. El Duque de Chou, quien fue una de sus encarnaciones en China, se le atribuye haber sido el Gurú de Confucio.

En su última encarnación, Lanto adoró la Presencia de Dios tan fervientemente en su propio corazón que la Chispa Divina que residía allí -La Llama Trina- podía verse como emanaciones de un suave resplandor dorado en su pecho. Él deseaba que a través de su testimonio viviente otras personas también conociéran y creyéran la verdad de su propia e innata chispa divina, la puerta a su iluminación y victoria personal. Él sostuvo esta Luz visible hasta que ascendió alrededor del año 500 A.C.

El retiro etérico de Lanto se encuentra ubicado sobre el Grand Teton en Wyoming.