Nuestra Iglesia

Iglesia Universal y Triunfante

La Iglesia Universal y Triunfante es la Iglesia de Jesucristo, Gautama Buda y los santos en la Tierra y en el cielo. Fue fundada el 1 de mayo de 1975 por la Mensajera Elizabeth Clare Prophet bajo la dirección de Jesucristo y Gautama Buda.

Bajo el patrocinio de los Maestros Ascendidos, se fundó la Iglesia Universal y Triunfante. Para quienes se preguntan si existe una iglesia para la Era de Acuario que une las religiones del mundo, la Iglesia Universal y Triunfante es esa Iglesia. Patrocinada por los Maestros Jesucristo y Gautama Buda, la Iglesia encarna los principios, prácticas y rituales basados en las verdades esenciales que se encuentran en el corazón de todos los credos. Ofrece nueve Sacramentos—entre ellos están— el Bautismo, la Santa Comunión, la Confirmación, la Penitencia, el Matrimonio, la Unción de los Enfermos y las Santas Órdenes.

La Iglesia Universal y Triunfante honra a la Trinidad de Padre, Hijo y Espíritu Santo y a la Madre Divina, que encarna la llama trina (llamada chispa divina) y el cubo blanco en la cámara secreta del corazón. La meta de cada alma es equilibrar y expandir la llama trina de la divinidad mediante el servicio a Dios y a los portadores de luz del mundo.

Cuando Jesucristo aconsejó que permitiéramos que nuestra luz alumbrara delante de Dios y de los hombres, para que vieran nuestras buenas obras, y glorificaran a nuestro Dios Padre-Madre (Mt.5:16), no sólo estaba reconociendo la luz dentro de nosotros definiéndola como la llama trina, sino que también estaba impulsándonos a expandir esa luz.

El nombre de Dios YO SOY EL QUE YO SOY está individualizado para cada alma en la persona de la «Poderosa Presencia YO SOY». De acuerdo con el Maestro Ascendido El Morya: «Dios es Espíritu y el alma es el potencial viviente de Dios. La petición del alma de libre albedrío y su separación de Dios dio como resultado el descenso de este potencial al estado inferior de la carne. Sembrada en el deshonor, el alma está destinada a elevarse en honor hasta la plenitud de ese estado divino que es el único Espíritu de toda la vida. El alma puede perderse; el Espíritu nunca puede morir…

«El alma, entonces, permanece como un potencial caído que debe imbuirse de la Realidad del Espíritu, debe purificarse mediante la oración y la súplica, y debe regresar a la gloria de la que descendió y a la unidad del Todo. Esta reunión del alma con el Espíritu es el matrimonio alquímico, que determina el destino del ser y le hace uno con la Verdad inmortal. Cuando se realiza este ritual, el Ser superior es entronizado como el Señor de la Vida, y el potencial de Dios, realizado en el hombre, resulta ser el Todo en todo». (Escala la montaña más alta)

El propósito de la evolución del alma en la Tierra es perfeccionarse bajo la tutela de su Maestro, su Santo Ser Crístico, y regresar a los planos del Espíritu por medio de la unión con su Presencia YO SOY en el ritual de la ascensión. Esta unión fue demostrada por Jesucristo y Gautama Buda.
El matrimonio alquímico es el medio por el que el alma se convierte en la novia del Cristo, sellada en el Corazón Sagrado de su Santo Ser Crístico para siempre. Después de usar correctamente su libre albedrío, lograr la automaestría, equilibrar su karma y cumplir su dharma, es decir, su razón de ser, es recibida ante Dios como un candidato para la ascensión.
La Iglesia Universal y Triunfante sigue la verdadera religión de Jesucristo y Gautama Buda. Se basa en el sendero iniciático de Cristo y de Buda como lo definen los Mensajeros Mark L. Prophet y Elizabeth Clare Prophet. Por la llama viviente del Amor están obligados a emular la vida y el ejemplo de Jesucristo y Gautama Buda.

Jesús dijo: «El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre». (Jn. 14:12)
Gautama prometió que el hombre «puede crecer —oh, madurez maravillosa— en la conciencia de convertirse en un verdadero Buda, un aspirante, uno que busca por un proceso de florecimiento convertirse en una flor cósmica en el jardín de Dios».

La Iglesia Universal y Triunfante es una Iglesia donde convergen la espiritualidad de Oriente y Occidente. Los caminos místicos del Hinduismo, Budismo, Judaísmo, Cristianismo, Zoroastrismo, Taoísmo y el Confucionismo son imbuidos con las nuevas revelaciones de los Maestros Ascendidos. Los devotos combinan estas tradiciones en la práctica de la Ciencia de la Palabra hablada a través de la entonación del AUM, rezando el Padre Nuestro, dando devociones a la Madre Divina, y uniéndose en oración por las condiciones mundiales.

La iglesia trabaja con comunidades alrededor de todo el mundo y tiene su sede central en Corwin Springs, Montana, justo al norte del Parque Nacional de Yellowstone.

Te invitamos a que conozcas de nuestra Iglesia, nuestra organización, nuestras enseñanzas y que experimentes la fe que trae la unidad del Gran Tao, el Cristo Universal, el Buda, la Shekinah, el YO SOY EL QUE YO SOY, Brahman y Alá.